PALABRAS A NUESTRO EX – SECRETARIO BERTHOLD BOHN S.

Estimado Berthold,

Aun recuerdo cuando el 2007 bajo la administración del Director Eduardo Silva que en paz descanse, nos impusimos el desafío de invitar o traer de vuelta a ex tercerinos. Lo haríamos en el Cincuentenario del cuartel en 2008. Ocuparíamos esa fecha para acercarlos y posteriormente invitarlos a ser parte de nuestra familia otra vez.

———Qué duda cabe, que muchos de los Tercerinos retornados se trasformaron, así como Berthold Bohn, en importantes protagonistas de la última década, imprimiéndole a la Compañía, la energía necesaria para cumplir con los desafíos del nuevo milenio———-

Justamente, ya pasaron más de 10 años de aquella fecha y 7 desde que asumieras la secretaria de la Tercera; de forma impecable, muy a tu estilo; rígido, pulcro pero a la vez con muy buen instinto. Además acaba de pasar, un año en que te comprometiste en ser “mi secretario”, situación, que en lo personal agradezco enormemente, porque tuviste la generosidad de incorporarte a un equipo nuevo, cuando ya habías cumplido tu cometido, enseñándonos también en tu estilo, las cosas propias del secretario.

El diccionario señala en relación al significado de la palabra Secretario:

Que es la Persona encargada de escribir la correspondencia, extender las actas, dar fe de los acuerdos y custodiar los documentos de una oficina, asamblea o corporación:

Al igual que nuestro reglamento de Cuerpo y de Compañía.

Ambos rezan cosas muy similares; firmar, llevar actas, la correspondencia, presentar anualmente una memoria, tener en orden los libros, etc.

Sin embargo Berthold encarno la secretaria, con algo mucho más que eso, le puso aquello que hoy es muy escaso; El protocolo, La puntualidad, la elegancia de las formas escritas y sus lecturas, su estampa detrás del podio y su particular, pero, correcta entonación del himno de la Compañía, todo ello nos permitió a los más jóvenes, tener una sinopsis de una época antigua, que no volverá y a la que debemos comprometernos a rescatar.

Berthold permitió además cambiar la perspectiva de un equipo joven, referenciándolo siempre a otras épocas y situaciones, que sin ser mejores o perores, permiten orientar el andar y la toma de decisiones.

Sin duda la reflexión y la cautela hacen de Berthold, un hombre admirable que detrás del cargo sigue siendo exactamente igual, conservando lo mejor del protocolo y la solemnidad del secretario con la calidez y simpatía de la persona.

Por último, su gran desempeño en la secretaria, nos obligara a requerirlo cada vez que su disponibilidad se lo permita, para seguir imprimiéndole a nuestros ritos y ceremonias su particular e impecable sello.

Berthold Bohn

Muchas gracias.